viernes, 25 de marzo de 2011

Un día cualquiera.

Hoy, un día cualquiera, día 25 de marzo de 2011, me he dado cuenta, de a quién le importo... Hoy, un día cualquiera, día 25 de marzo de 2011, rompí a llorar, cómo un bebé al que le quitan su chupete. Hay gente que vino a preguntarme qué me pasaba, aunque yo, ahogada entre lágrimas, no era capaz de responder, pero esas personas, se quedaban de pie, a mi lado, sin esperar respuesta alguna... Simplemente, estaban. Otros me abrazaban, otros lloraban conmigo, y otros me decían, que ojalá se cumpliesen todos mis deseos, porque me lo merecía...
Hoy, un día cualquiera, día 25 de marzo de 2011, doy gracias a Dios, por todas esas personas, porque gracias a ellos, hoy soy mejor mejor persona.
Gracias de verdad.

5 comentarios:

  1. All we love you.
    Al menos yo siempre estaré allí para lo que necesites. Siempre puedes contar con tu ñu y con Dit

    ResponderEliminar
  2. Amb els anys es tendeix a tenir al voltant a persones que són el reflex d'un mateix... Un pot triar els amics però aquests també ens fan millors.

    ResponderEliminar